martes, 1 de marzo de 2011

Clarulina + Purificación Menaya

Me hubiera gustado ser para siempre esa muchacha que sabía ser dulce como el moscatel, con ilusiones en la mirada, pero que también guardaba un punto de ajo picante en su lengua, dispuesto a combatir sin descanso contra aquel que osara medirse con sus palabras. La vida me arrancó esos arrebatos, me enseñó a morderme los labios muchas veces, a mirar a las personas con ojos recelosos, a guardarme las penas muy adentro y a encontrar mi refugio en el hogar, entre los míos. Pero también fui feliz entonces, en instantes fugaces que brillaban con luz propia y que nos arrancaban de la rutina cotidiana.

Hoy es mi cumpleaños, una no debería cumplir años a mi edad, pero es todavía peor no cumplirlos; me he teñido el pelo para cubrir mis canas, me he puesto un vestido nuevo y me he pintado los labios, y así, mirándome en el espejo, sigo viendo esos mismos ojos, con una pizca de ilusión, un pellizco de recelo, una punta de ajo y un sorbo de moscatel. Porque toda mi vida está en mis ojos, en lo que vieron y en lo que dijeron, en lo que desearon y en lo que consiguieron, en lo que ocultaron y en lo que ofrecieron. Con estos ojos vivos aún, aunque cansados, los espero, a mis hijos y a mis nietos, para decirles con ellos lo mucho que les quiero.

...........................................

Obra de Purificación Menaya, cuyo blog podeis visitar en la dirección:
http://purificacionmenaya.blogspot.com/

12 comentarios:

  1. Esa es mi Puri. Precioso biocuento. Me gustó mucho la combinación de sabores.
    La ilustración de Clara, una maravilla.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy bien Puri. Preciosas esas palabras de todos los sabores
    ... y es que siempre nos vemos jóvenes, si no nos miramos al espejo.

    ResponderEliminar
  3. Bonito recorrido vital. Me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  4. Torcuato, ni mi madre me halaga tanto como tú. MA, Cybrghost, gracias a los tres por vuestros comentarios. Esa mezcla extraña del ajo y el moscatel es como la vida, unas veces picante y otras dulce.

    ResponderEliminar
  5. Creo que esos ojos...son los más lindos del mundo, porque guardan cientos de tesoros de la vida. Me ha parecido precioso tu relato Purificación, mil felicidades :)

    ResponderEliminar
  6. Gracias Artista, tus ojos también están llenos de vida...

    ResponderEliminar
  7. Maravilloso, Puri!!!
    A tod@s nos pasa, no? todavía conservamos algo de la infancia, de la adolescencia, de la juventud, de la madurez, y hoy que somos mayores (estemos en el punto que estemos) tenemos todos esos momentos en los ojos, y en el corazón.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Gracias Anita, eso debemos hacer todos guardar esos momentos. besos

    ResponderEliminar
  9. Un buen relato que le queda como un guante a la ilustración :)

    ResponderEliminar
  10. Gracias a todos por vuestros comentarios

    ResponderEliminar
  11. Hola Puri, me encanta cómo has descrito la mirada, el ajo y el moscatel, y cómo has construido toda una historia. Y la ilustración preciosa.

    Felicidades a ambas. Besos

    ResponderEliminar
  12. Gracias José Luis, por pasar por aquí y leer. Las ilustraciones de Clara inspiran y sugieren mucho siempre. Besos

    ResponderEliminar